Mons. José Ignacio Alemany

 

DOMINGO 25 DE FEBRERO

CICLO B

DIOS YA NO PUEDE DAR MÁS

 

Aunque Dios posee un poder infinito ya no puede dar más ni hacer más por la humanidad que se apartó de Él por el pecado: nos entregó a su Hijo único.

Ahora Dios nos persigue desde su amor infinito, pero cuidando la libertad que Él mismo nos dio al crearnos.

  • Génesis

Un buen día Dios dijo a Abraham: «Toma a tu hijo único, al que quieres, a Isaac y vete al país de Moria y ofrécemelo en sacrificio».

Abraham caminó con su hijo hasta el monte Moria. Llegado a la cima «tomó el cuchillo para degollar a su hijo, pero el ángel del Señor le gritó: “no alargues la mano contra tu hijo ni le hagas nada. Ahora sé que temes a Dios porque no te has reservado a tu hijo, tu hijo único”».

Nos imaginamos a Abraham, nuestro padre en la fe, caminando detrás de su hijo con el corazón roto, pero al final la misericordia de Dios liberó a su hijo.

Abraham es imagen del Padre eterno que decretó la muerte de Jesús, su hijo único, pero hasta las últimas consecuencias. Y todo por nuestra salvación.

Seguir Leyendo