CONVIÉRTANSE Y CREAN

Precio:

“La verdad duele y por eso no se la quiere escuchar. Desagrada.

Frente al pecado muchos contestan simplemente: “pero me gusta”.

No aceptan que lo que más gusta no es siempre lo mejor e incluso, muchas veces es pecado.

A nadie le gusta que le operen la vesícula, pero cuando le dicen que es necesario para seguir viviendo, se somete a la riesgosa operación.

Amigo, escucha lo que dice el salmo (95,7-8):

“Si hoy escuchas la voz de Dios, no endurezcas el corazón”.

Y la voz de Dios resuena, hoy como ayer, en la historia de la revelación:

Desde la libertad, que el mismo Dios le ha dado, cada ser humano acepta o no, la voz que invita a la conversión”…