Mons. José Ignacio Alemany

 

DOMINGO 01 DE AGOSTO

DOMINGO DE LA XVIII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO – CICLO B

«LA EUCARISTÍA Y LA PALABRA”

“No solo de pan vive el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.

Esto nos va a recordar el verso aleluyático.

No se trata de algo que nos puede parecer o no. Es cuestión de vivir de la vida nueva que nos trajo Jesús cuando el Padre nos lo envió.

  • Éxodo

El pueblo se queja a Dios desesperadamente y en realidad tenía razón, pues aunque desterrado de su patria, en Egipto tenía buena comida, fruto de su propio trabajo y ahora, en medio de la arena del desierto, la echa de menos.

Dios fue misericordioso con ellos y les ofreció el doble alimento que lloraban en sus peticiones: maná y carne abundante.

El maná suelen decir que era un polvo especial que da una planta del desierto llamada Tamarisco y que se amasaba para elaborar pan y, por otra parte, bandadas de codornices migrantes que Dios hizo sobrevolar en el campamento de los israelitas.

De todas formas no era fácil que todo un pueblo comiera y bebiera durante una temporada en pleno desierto.

  • Salmo 77

Este salmo recuerda el maná como un regalo especial de Dios y lo llaman “pan del cielo”:

“Hizo llover sobre ellos maná, les dio trigo celeste. Y el hombre comió pan de ángeles, les mandó provisiones hasta la hartura”.

Seguir Leyendo